¡Atención! Crisis a la vista.

Aprendamos a identificar las primeras señales ante una crisis o recaída de nuestro paciente.

Brindar ayuda y protección a nuestro familiar como primer paso para enfrentar un episodio crítico.

Saber identificar las primeras señales antes de una crisis, nos dará la oportunidad de prepararnos para enfrentarla de una manera más eficaz. La atención oportuna e inmediata a las primeras señales de una recaída de nuestro paciente, que en cualquier momento se puede presentar, nos permitirá tomar una serie de medidas que ayudarán a evitar o disminuir consecuencias trágicas o no deseadas.
Las personas que estamos más próximas al enfermo, podemos brindarle apoyo y protección en el momento que observamos ciertos comportamientos que ya nos anuncian la fase crítica de su trastorno. Síntomas como descontrol de sus impulsos, comportamiento agresivo, cambios rápidos del estado de ánimo, autoagresiones, abuso de sustancias y/o trastornos de alimentación, insomnio, actitud depresiva, entre otros, nos darán la pauta para tomar medidas inmediatas.
Aunado a lo anterior, el abandono del tratamiento médico y la psicoterapia, son factores que contribuirán a que se presente una crisis en cualquier momento.
¿Qué hacer para ayudar a sobrellevar este descontrol en su enfermedad durante una recaída?
– Aunque parezca innecesario, hay que recalcar que lo primero es conservar la calma y actuar de manera inmediata acudiendo al médico especialista o a instituciones que le puedan brindar ayuda. En este proceso es muy conveniente involucrar a los miembros de la familia que conviven con el paciente.
– Es probable que el paciente sienta miedo de perder el control y por lo tanto actúe de manera impulsiva, por lo que el papel de la familia será el de tratarlo con respeto al mismo tiempo que transmitirle seguridad, no lo critique, evite discusiones innecesarias e imponga límites. Es muy importante establecer claramente las consecuencias si se transgreden los límites y cumplir lo convenido.
– Hable abiertamente con su familiar sobre sus pensamientos o ideas sobre autolesionarse o incluso suicidarse. Aunque parezca muy dramático, la mejor manera de reducir la tensión es hacerle ver lo que le provoca a usted su comportamiento, dígale que lo está asustando y que por lo tanto quiere ayudarlo. De esta manera podrá desarmar “sus planes” y lo hará reaccionar positivamente.
– Con el objeto de brindarle protección a su paciente, en caso de presentar una crisis muy severa y que represente un serio peligro para su vida misma, en ocasiones hay que hospitalizarlo en contra de su voluntad, aunque esto signifique una crisis familiar. Debemos actuar de manera decidida para asegurar el bienestar de nuestro familiar y la de todos los que lo rodean.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s