Crónica de una enfermedad ¿anunciada?

Nunca quisimos hacerle daño a quien más amamos.

Las señales que nunca quisimos ver.

Ella fue una niña muy esperada, muy deseada, la llegada de un ángel, significaba la realización de una madre, la compañía de una hermana, la felicidad de una familia.
Desde el primer momento percibía y sentía lo que nadie más, demandaba presencia, atención, cuidados. Dábamos lo que creíamos era lo “mejor” para ella y no fuimos conscientes de sus necesidades tan apremiantes de amor, afecto, compañía.
Los anhelos de tener una “mejor calidad de vida”, nos alejaban por largos períodos de tiempo de ella cada día y pensábamos que cumplíamos con nuestro papel de “buenos padres”. ¿Qué pasaba por nuestra mente, qué prioridades teníamos, qué era lo mejor para ella? Una guardería durante medio día, una abuela que durante las tardes se hacía cargo de ella, una escuela demandante. Lo que sí tenía era unos padres que no le proporcionaron ese afecto tan necesario y que crearía ese vínculo por demás importante para su desarrollo afectivo y su seguridad, ese tiempo de calidad que ella siempre anheló.
¿En qué momento hubo un abuso físico si siempre estábamos “atentos a su bienestar y seguridad? En el lugar menos esperado, donde toda la familia convivía cotidianamente y donde nunca debió haber sucedido. ¿Cómo imaginar tantos años de silencio, de guardar para sí misma esa ofensa intolerable, de no poder expresar esa rabia contenida contra todos y contra todo? ¿Tenía alguna alternativa cuando todo su mundo le fallaba?
La adolescencia crispa y rompe finalmente todo ese sueño de ver a tu pequeña convertirse en mujer, comienzan las intolerancias, caprichos, berrinches y tú piensas, eso es “propio de la edad”. No quisimos ver las señales, lo que ya venía.
Primeros signos, usa laxantes y empieza a vomitar. ¿Qué le pasa? ¿Quiere imitar la moda de las flacas o la de sus compañeras de clase? No queremos ver, no entendemos, preguntamos y subestimamos consecuencias.
Empieza el desenfreno, fiestas con alcohol, tabaco. ¿Qué no todos los jóvenes hacen lo mismo? ¿Tenemos qué preocuparnos? Sigue la inconciencia y la negación.
Hay que tomar medidas, maltrato físico y emocional, “esto no puede seguir así”, “aquí hay reglas que cumplir”, padres que no veíamos el problema de fondo.
Continúa con psicoterapia, algunas terapias familiares. Los resultados son parciales, más bien son nulos. Creemos que hacemos un esfuerzo, pero no es suficiente. La dinámica familiar no ayuda. Seguimos sin entender, aunque ya intuíamos que algo pasaba, que las cosas no iban bien.
Explota la crisis, depresión mayor, autolesiones, descontrol. ¿Qué está pasando? No entendemos nada, no queremos ver, no queremos asumir nuestra parte, no queremos aceptar que tenemos que pedir ayuda psiquiátrica para nuestra hija. El dictamen de los especialistas es tajante: Se debe internar en un hospital para enfermos mentales. ¡Eso no nos puede pasar a nosotros!! ¡La negación!

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Crónica de una enfermedad ¿anunciada?

  1. carmen dijo:

    Es exactamente como el relato que acabo de leer, asi nos paso a nosotros, estabamos desorientados, no sabiamos que pasaba, nuestra niña de pequeña no nos dio problemas nunca solo se quejaba que el dolia el estomago, no comia demasiado y le hicimos pruebas gastricas que dieron negativo, con la adolescencia se desencadeno todo, fue horrible, hasta que al saber el diagnostico en parte nos tranquilizo por que ya sabiamos que estaba pasando, han sido años muy duros, seguimos luchando con dias de todos, pero mejorando, aunque sin bajar nunca la guardia, al final creo que de niña ya tenia ansiedad y nadie lo supo ver.
    Nosotros no escondemos el problema de nuestra hija por que la gente tiene que saber el sufrimiento que hay en ellos y en las familias y que se necesita ayuda de todo tipo.
    Suerte para todos!

    • Hanna Ki dijo:

      Hola Carmen:
      Ahora ya sabemos que no estamos solos y que la actitud que tomemos los allegados ante la enfermedad de nuestros pacientes será un primer gran paso para ayudarlos a salir adelante. Totalmente de acuerdo contigo.
      Saludos.

  2. elizabeth dijo:

    soy una mas, sufro mucho y en estos momentos estoy en crisis en lo unico que pienso es en terminar con todo pero se que esto pasara, lo que me aterra es saber que esto no termina , yo, aparte de tener TPL , soy bipolar , bueno eso es lo que me diagnosticaron, he tenido tres intentos de suicidio pero en el fondo fueron para llamar la atencion de mi esposo pues yo sufria mucho , bueno, y de todos modos queria dormir y no despertar mas, no puedo con mi vida y no le sirvo a nadie asi con mis cambios de humores, me digeron que la gente sentia miedo a asercarse a mi, asi es que mas encima me siento sola. de verdad me quiero suicidar

    • Hanna Ki dijo:

      Querida Elizabeth:
      Tú como nuestra hija no se deben rendir. Busca ayuda, SÍ es posible salir adelante, aquí estamos para aportar información que te va a ayudar. Sigue adelante. Tenemos otro blog que te invito a visitar. También tiene información que te puede ser útil: http://ayudatrastornopersonalidad.com/blog.
      Cualquier duda o comentario háznoslo saber.
      Recibe un gran abrazo,

      Hanna Ki

  3. SHU dijo:

    No soy una más, sólo, tengo dolor, ansiendad, una hija, algo llamado TLP y poco tiempo para resolverlo y atenderla a ella también, pero sé que NO, que NO ES CULPA de ningún padre, de ninguna escuela, de ningún hermano o abuela, la entrega que tienen para su hija en esto es asombrosa, les mando un abrazo.

    • Hanna Ki dijo:

      Estimada Shu:
      Gracias por tus comentarios. No hay nada que nos impida a los familiares de un paciente con TLP hacer cada día algo por mejorar sus perspectivas. Tal vez cada quién buscamos un camino que aminore su dolor para compartirlo con nosotros.
      Recibe un gran abrazo.

      Hanna KI.

  4. irene González Nieto dijo:

    Hola soy Irene, mi hija tiene 19 años y fué diagnosticada hace 8 meses,los últimos dos años habían sido terribles, de hecho al saber un diagnostico sentí alivio, había teniso una mejoría grandísima, pense que era un milagro. ahora regreso a intento de suicidio, mas que nada a chantajear con eso, no se como manejarla y nose si algún sía se cura? me gustaría hablar con mamas que pasan por lo mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s